Restaurante Interno, en Cartagena

El Espectador

Una experiencia gastronómica, emocional y social nunca antes imaginada. Un espacio innovador, ejemplo de reconciliación entre la población recluida y la que vive en libertad. Un espacio único lleno de esperanza y optimismo, ambientado con buen sabor y rectitud.

Restaurante Interno, cárcel que libera

El Tiempo - Por Juan Lozano

Sin justicia no hay paz y sin un buen sistema carcelario no hay justicia. Silogismo simple: sin un buen sistema carcelario, no hay paz. Y en Colombia, el sistema carcelario ha perdido su vocación y su misión rehabilitadora y, salvo algunas honrosas excepciones, se ha convertido en una monumental máquina de desesperanza y profundización en el mundo criminal.